Trastornos Obsesivos Compulsivo. Tratamiento psiquiátrico y psicológico.
phone


Tratamiento del Trastornos Obsesivos Compulsivo

Consulta Psiquiatría Marbella


Unsplashed background

¿Qué es el trastorno obsesivo compulsivo?

El Trastorno Obsesivo compulsivo se define como una alteración del desarrollo del pensamiento y/o comportamiento, caracterizado por ideas obsesivas y actos compulsivos.

Las obsesiones son pensamientos intrusivos, desagradables y que presentan carácter recurrente. Además suelen producir malestar y puede cursar con niveles elevados de ansiedad.

Los temas sobre los cuales versan los pensamientos obsesivos son múltiples: religiosos, sexuales, necesidad de simetría, limpieza, temores, paso del tiempo o dudas.

Las obsesiones pueden ser creadas a partir de miedos, preocupaciones, imágenes vistas previamente o incluso situaciones completamente normales y cotidianas.

Algunos ejemplos clásicos de obsesiones son:

0: Miedo irracional a auto dañarse o a hacer daño a los demás.
1: Obsesiones sexuales inapropiadas y que causan malestar, acompañadas o no de conductas purgativas o rituales.
2: Preocupaciones excesivas con la limpieza.
3: Búsqueda de perfección, simetría, etc.

Las compulsiones son comportamientos o actos mentales repetitivos (de carácter mágico en ocasiones), cuya finalidad es aliviar la ansiedad producida por las obsesiones, o prevenir algún evento temido de forma irracional. Pueden convertirse en rituales muy elaborados que demandan gran cantidad de tiempo para su realización.

Ejemplos de compulsiones:

0: Comprobaciones continuas (como por ejemplo volver al mismo sitio una y otra vez para comprobar cerradura, llave de gas, teléfono).
1: Tocar objetos en forma de conjuro o ritual.
2: Repetir frases.
3: Compulsiones de limpieza, ya sea de objetos o el lavado continuo de las manos.
4: Acumulación excesiva de objetos por miedo a que sean necesarios en un futuro (apuntes inservibles, ropas, facturas...)

La mayoría de las personas con TOC saben que sus obsesiones y compulsiones no tienen sentido, pero no pueden ignorarlas ni detenerlas.

Síntomas de TOC:

El TOC cursa con diferentes grados de afectación, pudiendo haber síntomas leves que apenas influyen en la vida diaria hasta síntomas incapacitantes, incompatibles con una vida normal.

La intensidad de los mismos no es constante, puede variar con el tiempo y sufrir empeoramiento tras eventos estresantes.

Este trastorno además, suele cursar con una carga considerable de ansiedad, la cual muchas veces se origina como consecuencia del mismo pero pudiendo actuar también como desencadenante al aumentar el estrés, produciendo así un círculo vicioso y una perpetuación de los síntomas favoreciendo su cronicidad.

Consecuencia de todo lo citado anteriormente, los enfermos de TOC presentan con mucha frecuencia sentimientos de tristeza vital, irritabilidad, trastornos alimentares, sexuales e incluso depresión.

La obsesión por limpieza es uno de los síntomas mas frecuentes de TOC.

En cuanto a la edad de aparición del trastorno, según estudios epidemiológicos los síntomas suelen tener inicio de forma mas temprana en el sexo masculino, debutando en la infancia o adolescencia; presentándose con niveles mas elevados de acciones compulsivas, mayor resistencia al tratamiento y tendencia a la cronicidad. En el sexo femenino suele iniciarse a edad mas tardía, presenta menor componente hereditario y carácter mas leve.

Causas:

A día de hoy no se ha encontrado una causa clara que explique el origen del TOC. Existen múltiples hipótesis sobre los factores que lo predisponen, siendo mas ampliamente aceptada actualmente la teoría de “enfermedad de carácter multifactorial”, es decir, en su desarrollo están implicados múltiples factores tanto genéticos como ambientales.

Entre los factores ambientales, se han visto relacionados con frecuencia:

0: Situaciones traumáticas o estresantes en general tales como duelo, estrés, problemas de pareja o laborales; haber sido víctima de violencia sexual, situaciones de abandono en la infancia, etc. Los hechos estresantes pueden actuar como desencadenante o incluso como agravante de los síntomas una vez establecidos, así como predisponer a la cronicidad de los mismos.
1: Factores fisiológicos como alteraciones del eje hormonal, provocando un desequilibrio químico relacionado a las concentraciones de neurotrasmisores (sustancias químicas implicadas en la transmisión de la información neuronal), siendo la serotonina el principal neurotransmisor implicado.
2: Se han descrito inicios de TOC de carácter brusco, posiblemente relacionado a infecciones de vías aéreas en menores y adolescentes.

Factores genéticos:

0: Según estudios, existe una mayor prevalencia de la enfermedad en personas que tienen un familiar de primer grado afecto, lo que podría explicar una causa genética asociada aunque de momento no se conozcan los genes implicados. Así mismo, se ha encontrado un riesgo superior al 11% en familiares de primer grado de pacientes con TOC, siendo mas frecuente en pacientes diagnosticados de forma precoz.
Diagnóstico:

Para el diagnóstico del TOC es necesaria la valoración por parte del especialista, el cual tendrá en cuenta las características de los síntomas, intensidad, tiempo de evolución, alteración del desarrollo de su vida diaria (ya sea en la esfera social, personal, laboral o académica), entre otros factores.

Otros datos de interés diagnostico:

0: Tiempo empleado en realizar las compulsiones o los rituales.
1: Deterioro del funcionamiento y rendimiento personal.
2: Exclusión de otras causas que podrían explicar el proceso actual.
3: Historia reciente o antigua de tics (gestos o movimientos involuntarios y repetitivos, que se pueden suprimir con la voluntad pero a expensas de un aumento de la angustia o ansiedad).

Es importante destacar que las obsesiones y compulsiones puntuales son algo muy frecuente en la población general. La mayoría de las personas presentan hábitos, rutinas, incluso ideas recurrentes puntuales que no deberían confundirse con este trastorno. El punto de inflexión entre la normalidad y lo patológico viene determinado por la repetición, la interrupción de actividades y el malestar provocado por el mismo. Por todo ello, es imprescindible la valoración por parte de un especialista para discernir entre lo normal y patológico ya que en muchas ocasiones los límites que los distinguen no están tan claros.

Tratamiento del TOC:

A pesar de que la mayoría de los enfermos con esta patología son conscientes de su enfermedad, tardan en consultar con un especialista una media de siete años desde la aparición de los primeros síntomas, lo que complica el Tratamiento del Trastorno Obsesivo, una patología ya de por sí resistente al abordaje farmacológico y terapéutico.

Aún con estas dificultades el Trastorno Obsesivo puede curarse completamente, o atemperar su grado de manera que haga compatible la enfermedad con una vida satisfactoria.

En cualquier caso, se manifieste o no compulsión, el Trastorno Obsesivo genera otras patologías como Trastornos Depresivos y Trastornos Ansiosos, por lo que el Tratamiento del Trastorno Obsesivo ha de tener en cuenta la pluripatología.

El Tratamiento para el Trastorno Obsesivo seguido en la Consulta del Dr. Cristóbal López Martín, será un Tratamiento multifactorial en el que fármacos y terapia cognitivo-conductual, ayudarán al paciente, y su entorno.

Relación entre familiares y pacientes con Trastorno obsesivo compulsivo:

Los enfermos de TOC tienden a sufrir la enfermedad de forma silenciosa durante mucho tiempo. Suelen presentar sentimientos de culpa, miedo, inseguridad...lo que conlleva gran sufrimiento y angustia.

Todo ello, unido a la incomprensión y desconocimiento de su entorno sobre la enfermedad, hace que se agrave todavía mas los síntomas, aumentando el riesgo de aparición de otras enfermedades concomitantes como por ejemplo el trastorno depresivo.

¿Como los familiares pueden ayudar al paciente con TOC?

El primer paso seria la información. Es imprescindible conocer cómo actúa la enfermedad para comprender quienes la sufren. Además, el conocimiento es la única forma de afrontar el miedo asociado a las enfermedades en general y a las de carácter mental en específico. A su vez, el apoyo familiar se asocia a mayor seguridad para el paciente, disminución del estrés y la angustia; proporcionando mayor probabilidad de éxito y cura.

La participación familiar es fundamental en el tratamiento del TOC.

En caso de TOC severo con síntomas muy invalidantes, el convivio con los familiares durante largo periodo de tiempo y por ende la exposición de los mismos a los rituales del paciente, puede acarrear una adaptación anómala a situaciones aberrantes de la conducta compulsiva del paciente, produciéndose un ciclo vicioso que puede llevar a la persistencia de los síntomas.

Por todo ello, es fundamental la participación familiar o de sus convivientes en el tratamiento, para identificar los cambios que se hayan producido y así poder afrontarlos para establecer cuanto antes la harmonía del convivio familiar.